...

Rasca Rascaaa!!=)

Other Love Story

a href="http://www.dolliecrave.com" target=_blank title="Myspace Layouts"> Sad Love Quotes from dolliecrave.com
Sad Love Quotes

sábado, 3 de abril de 2010

Capítulo 9 (Maggie)

Mis párpados fueron abriéndose poco a poco, mientras oía como la música seguía funcionando. ¿Cuánto tiempo había estado así? ¿Qué hora sería ahora mismo? Miré el reloj-despertador de mi mesilla de noche, esperando que no fueran más de las 7:40. Y, gracias al cielo, tan sólo eran las 7:15.
Recodé la coversación tenida con mi padre hacía unas horas atrás, e inspeccioné mi armario en busca de algo bonito, cómodo y que me gustara.
Después de varios minutos buscando, encontré lo que deseaba. Un precioso vestido negro con purpurina y un lazo de color marfil atado a su cintura, asomaba entre toda la ropa. Era perfecto.
Me lo probé rápidamente. El final del vestido, adornado con encajes blancos, no llegaba a mis rodillas. Los tirantes eran bastante finos, y el lazo le daba un toque clásico al vestido.
El traje iba acompañado de una pequeña cinta negra traslúcida, y de unos zapatos de tacón blancos perla.
En el pelo todavía no sabía que hacerme. Me quedé un rato meditando si dejarlo suelto o hacerme un simple moño, pero Lilly, apareciendo por la puerta de mi habitación, aclaró mis dudas.
- ¿La hago un peinado para la ocasión?- preguntó sonriente.
- Emm... sí.- contesté algo avergonzada.
En menos de 20 minutos terminó de peinarme. Me miré al espejo: parecía otra persona. Incluso me había maquillado. En el espejo había una chica con un precioso moño en el cual varios rizos sobresalían y caían en picado por mi espalda; unos ojos perfectamente maquillados de un negro ahumado, y unas mejillas con un color melocotón, que me daban un look más clásico y juvenil.
- Muchísimas gracias, Lilly. Has hecho un gran trabajo.- comenté impresionada.
- No tienes que darlas. Ahora baja, tu padre te está esperando.
- ¡Vale!- bajé cuan rápido me permitían los zapatos de tacón.
En la puerta de entrada me encontré a mi padre, el cual iba muy elegante. Vestía un traje negro y el pelo lo llevaba perfectamente peinado.
- ¿Estás ya, pequeña?- mi padre siempre me había llamado "pequeña" o "princesa", y siempre me lo llamará. Aunque cumpla los 40 y tenga marido, él siempre me verá como su "princesita", lo que me frustraba bastante. Se le veía emocionado por dentro, y esperaba que me lo pasara bien.
- Sí. Espero que no vaya demasiado formal.- comenté, intentando sacar una coversación.
- No. Vas perfecta.- me sonrió con dulzura.- Pensé que esos vestidos te estarían pequeños. Pero al parecer engañas.
- Sí... eso mismo decía mi madre.- hubo un silencio, que, a los 30 segundos, él rompió.
- Bueno... creo que ya va siendo hora de que nos vayamos...
- Claro...
Me llevó en una "limusina" a la fiesta que me habló. Mientras él hablaba con el chófer para indicarle la dirección, yo miraba por la ventana cómo era la ciudad de noche. Era preciosa, adornada con luces y farolas, las cuales daban un ambiente diferente. Las casas tenían los adornos navideños, puesto que pronto iba a ser el día de Acción de Gracias allí.
Pronto divisé un espacio al aire libre en el que había un escenario y mesas enfrente suya. Debía de ser ese el lugar.
La limusina paró justo enfrente del lugar. Ahora podía ver con más claridad el ambiente. Todo esto estaba encima de un césped recién cortado. Había mucha gente, pero todas las personas traspasaban los 40... En eso mi padre se había confundido.
Y también se equivocó en todo lo demás... Me dejó sola. Unos compañeros suyos del trabajo, supongo, se encontraron con él, y le hicieron varias cuestiones que ni siquiera yo entendía, y él, por ser educado, se fue con ellos a resolverlas, dejándome a mí sola rodeada por personas que no conocía de nada. Un día perfecto, vamos.
Pasé más de media hora sentada en una mesa mirando el panorama, creyendo que posiblemente mi padre volvería pronto y nos marcharíamos ya a casa. Pero no fue así. Mi padre se puede decir que fue visto y no visto en ese lugar por mí.
Arrggh. De verdad que a veces no le entendía. ¿Por qué me dice que le acompañe si después me deja sola? Ni siquiera yo lo sé...
Una figura muuy familiar entró en escena. No me puedo creer que después de todo me encuentre aquí... Imposible.
A lo mejor ni siquiera era él y tenía un hermano gemelo, o incluso podría ser una persona increíblemente parecida a él. De todas formas, para cerciorarme, le llamé.
- ¿Alec?

1 Ayuditas^^:

fridany dijo...

me encanta tu blog que para ser el primero lo haces bien sigie escribiendo!!!!