...

Rasca Rascaaa!!=)

Other Love Story

a href="http://www.dolliecrave.com" target=_blank title="Myspace Layouts"> Sad Love Quotes from dolliecrave.com
Sad Love Quotes

miércoles, 5 de mayo de 2010

Capítulo 29 (Maggie)

And when you left you kissed my lips. You told me you'd never ever forget these images, no... Goodbye, my almost lover; Goodbye, my hopeless dream. I'm trying not to think about you. Can't you just let me be? So long, my luckless romance. My back is turned on you... Should've known you'd bring me heartache? Almost lovers always do... I cannot wake up in the morning without you on my mind. Did I make it that easy to walk right in and out of my life? I never want to see you unhappy, and I thought you'd want the same for me...

Almost Lover - A Fine Frenzy








¿Quién era él? ¿Por qué había dicho que quería quedarme un día más? ¿Qué ha pasado dentro de mi mente que me esté haciendo dudar? No entendía nada... Soy la princesa Margaret Quinn... Nada me hace dudar; y menos alguien de su calibre.

Sin embargo, había algo en mi interior que me decía que esto era una simple pesadilla y que pronto despertaría... Pero aún así, este sueño me asustaba. Mi cuerpo se movía solo, sin recibir ni hacer caso a las órdenes que mandaba mi cerebro... Era como... como si alguien lo controlase. Tenía movimientos coordinados.

A pesar de que Ethan se encontraba a mi lado, no me sentía cómoda con su apariencia. Ni yo con la mía... ¡Maldita sea! Yo no puedo estar pensando esto ahora mismo. Simplemente no puedo...

- Princesa, su habitación está lista.- dijo después de un largo tiempo que llevábamos en la estancia sin hablar.

- Gracias, Ethan. De verdad, gracias...

Me subí y me aseé; me quité todo rastro de maquillaje de la cara, y la orquilla del pelo, además del vestido, claro está.

Al terminar de darme un largo baño de burbujas, me fui a ponerme el pijama. Era un camisón de seda rosa que casi no llegaba a los muslos acompañado de un pantalón bastante corto que iba a juego con la camisa. A pesar de estar en febrero, las sábanas abrigaban bastantes.

Iba a meterme en la cama para poder dormir tranquilamente, pero algo resonó en el balcón que había enfrente mía.

¿Qué era? Me acerqué a mirar... Y no era qué, sino quién. Era el chico que vi cuando me desperté de aquel lugar. Me hizo señas para que abriera la puerta, y yo, como muy tonta, le hice caso y la abrí de par en par.

Él entró corriendo y cerró con cerrojo la puerta de mi habitación y me tapó la boca con sus manos con delicadeza.

- Por favor, no grites...- susurró mirándome apenado. Fruncí el ceño. Parecía como si me conociera de toda la vida.

- ¿Quién eres?- pregunté, apartándole la mano.

- Alec... Alec Noestly. Soy la persona con la que habías bailado esta noche... ¿No me recuerdas?

- No.

- Por favor... - me suplicó.- Recuerda...

- No tengo nada que recordar.- le espeté. Él me miró con tristeza.

- Mag...

- Margaret.- le corregí.

- En serio... Necesito que recuerdes. Mira...- empezó a pensar.- Me conociste en el colegio, y estuvimos en una fiesta juntos... Después te llevé a una feria y te salvé de un accidente con tu atracción favorita... Más tarde nos besamos... Y después nos tocó juntos en física... Bailamos juntos... - parecía desesperado. Una lágrima cayó de sus ojos en mis manos, y entonces un dolor atroz me recorrió el pecho.

Se llamaba Alec... Y recuerdaba con toda claridad esos momentos vividos ahora mientras algo invisible me perforaba el pecho. No sabía qué pasaba... Me hice un ovillo y cerré los ojos y comencé a gritar desesperada y asustada. ¿Por qué esto me pasaba ahora a mí?

- ¡¡Mag!! Necesitas agua...

- ¡¡No!!- grité yo entre jadeos. Estaba sudando. Las manos me ardían... En realidad, todo el cuerpo me ardía... Y yo no podía hacer nada para evitarlo.

Oía a personas entrar en la habitación, pero me dolía demasiado el cuerpo y el pecho como para prestarles atención a lo que decían...

Alguien puso en mi boca un líquido de olor salado y amargo y me dijo algo como "Bebe". Le hice caso.

Minutos después de beber esto solo sentía un pequeño escozor en la espalda, pero el dolor había desaparecido.



Abrí los ojos, y lo que me encontré me sorprendió bastante. Estaba en mi habitación. Me acordaba malamente de lo que había pasado antes de que me durmiera, y tampoco sabía quiénes eran las personas que me habían ayudado.

A la altura de mis rodillas se encontraba Alec durmiendo placidamente. Parecía un ángel recién salido del cielo... Eran tan hermoso... que me dio pena despertarlo. Intenté levantarme sin hacer mucho ruido, pero él al mínimo movimiento abrió los ojos rápidamente y me miró sin saber qué decir.

- Alec... Buenos días.- dije yo.

Él me abrazó en el mismo instante en que yo pronuncié la palabra días. Era un abrazo tan... sincero. Cuando se separó me miró a los ojos y sonrió.

- ¿Cómo te ecuentras?- preguntó mientras me acariciaba la cara con las manos.

- Bien... ¿Qué ha pasado?

- ¿Como... No... no te acuerdas?- balbuceó.

- Malamente. Recuerdo que no podía controlar mi cuerpo... y después que éste comenzó a dolerme.

- Ya ha pasado todo... Ya estás bien. Eso es lo único que importa.- me abrazó de nuevo.

¿Por qué estaba tan contento? ¿Había pasado algo? Él me miró durante un largo rato.

Lentamente, se fue acercando a mis labios... Y finalmente me besó.

Al principio lo hizo con delicadeza, pero a medida que el beso se alargaba, éste se volvió fiero. Los dos estábamos tan sumidos en el beso, que ni siquiera oímos cómo una persona entraba por la puerta de mi habitación. Nos separamos lentamente y finalmente miramos a la persona que había entrado.

- ¡¡Mag!!- gritó Meygan llena de alegría, y corrió a abrazarme.- Me alegro muchísimo.

1 Ayuditas^^:

M·e·l·i dijo...

Me encantó!!! Por fin beso!! :D